El embajador Gerónimo Gutiérrez y los mil millones de Josefina